Jugar y aprender a perder: cómo salir adelante y superar la ludopatía

En los últimos años, el número de adictos al juego aumentó significativamente. Estar informados y pedir ayuda a tiempo es la única forma de salir adelante y superar la adicción patológica a los juegos de azar y las apuestas


La ludopatía es una enfermedad de carácter piscológico, en la que el adicto no sólo pierde sus bienes y afectos, sino también la capacidad de decidir y llevar adelante acciones responsables

«A Paula siempre le gustaron las máquinas tragaperras. Cuando iba con su marido a Madrid, su plan favorito era pasar 2 ó 3 horas viendo si el azar la acompañaba, pero era sólo eso: diversión. Desde que falleció su compañero, el control se le fue de las manos, apostó hasta lo que no tenía, perdió su casa y ahora vive en una pensión y ya casi ni ve a sus hijos ni nietos», nos cuenta Miriam, la íntima amiga de Paula. Esta historia es sólo una de muchas otras que nos invitan a reflexionar sobre el juego compulsivo.

La pérdida de un ser querido, la soledad, un desencuentro amoroso, o simplemente un momento difícil, sumado a la gran oferta de casinos y bingos, contribuyen para desembocar en la ludopatía.

«Aunque hay variedad de edades, ahora es frecuente que los chicos más jóvenes, al cumplir los 18 años, se junten a hacer ‘la previa’ en una casa de apuestas, o se reúnan a jugar al poker por dinero»

“Hay que tener en cuenta que es una enfermedad, no un vicio como todavía se cree” (AP)
«Hay que tener en cuenta que es una enfermedad»

¿En qué consiste la ludopatía? Es una enfermedad de carácter piscológico, en la que el adicto no sólo pierde sus bienes y afectos, sino también la capacidad de decidir y llevar adelante acciones responsables.

«La persona que sufre esta patología encuentra en el juego algo más que la  diversión. Ese plus puede ser una sensación adrenalínica, como también, una salida que le permite olvidar el problema que atraviesa»

La mayoría de las veces, es el otro —un familiar, amigo o pareja— el que puede alertarnos si estamos por cruzar esa delgada línea entre entretenimiento y adicción. Aunque, según los especialistas, si bien es muy difícil, es importante que uno mismo se detenga a pensar y reflexionar sobre la cantidad de tiempo que pasa en ese lugar, como también sobre lo que está perdiendo.

Los especialistas afirman que «Hay que tener en cuenta que es una enfermedad, no un vicio como todavía se cree. Hay que tomárselo muy en serio, ya que en algunas oportunidades lleva a ideas e intentos de suicidio y/o enmascara graves patologías psiquiátricas, por eso la necesidad de recibir asistencia médica y psicológica».

Falsas ilusiones

La mentira comienza a dominar los discursos, y el adicto cree que la única forma de salir de ese mal momento es seguir por ese rumbo
La mentira comienza a dominar los discursos, y el adicto cree que la única forma de salir de ese mal momento es seguir por ese rumbo

La persona que está sumergida dentro de este mundo de monedas, ruletas y promesas azarosas cree que se va a «salvar» de una mala situación económica o afectiva. Melanie Klein, psicoanalista austríaca del sigo XX, explicaba que «el niño calma su ansiedad en el juego, donde lo sufrido pasivamente se hace activo y cambia el dolor en placer».

«El ludópata encuentra un escape a los problemas de base que está padeciendo. La típica expresión del jugador es: ‘entro al casino y me olvido de todos los problemas’, y esto no es así».

Además, el que sufre esta enfermedad se aísla y deja las cosas que le gustan a un lado. La mentira comienza a dominar los discursos, y el adicto cree que la única forma de salir de ese mal momento es seguir por ese rumbo.

«Aunque se comparten características comunes, lo importante es saber que detrás hay una persona con un modo particular de relacionarse con la apuesta, con una historia, angustias y duelos no resueltos, y una gran impotencia frente a una compulsión que lo supera»

Señales de alerta

La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego
La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales describe los siguientes criterios para diagnosticar la conducta de un jugador patológico, considerando suficiente la coincidencia con cinco de ellos para determinar la existencia de un comportamiento compulsivo.

1. Preocupación. El sujeto tiene pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego, ya sean presentes, pasadas o producto de la fantasía.

2. Tolerancia. Requiere apuestas mayores o más frecuentes para experimentar la misma emoción.

3. Abstinencia. Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir la actividad lúdica.

4. Evasión. Juega para mejorar de su estado de ánimo o evadirse de los problemas.

5. Revancha. Intenta recuperar las pérdidas del juego con el mismo juego.

6. Mentiras. No dice la verdad sobre el dinero y tiempo que destina en bingos o casinos.

7. Pérdida del control. Aunque se lo propuso, no puede dejar de hacerlo.

8. Actos ilegales. La persona ha violado la ley para obtener dinero para apostar.

9. Arriesgar relaciones significativas. A pesar de que se aísla y tiene conflictos con seres queridos, no puede parar.

10. Recurso a ajenos. La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego.

Encuentra tu eje

Lo mejor para salir de esta adicción —además de la contención y apoyo fa- miliar— es consultar con un profesional. Existen diferentes centros dedicados a esta patología. La manera de encarar el problema va a ser diagramada por un especialista, quien buscará ayudar al adicto a que el juego no sea más que un feo pasado.

La abstinencia o renuncia al juego van llegando en la medida en que el paciente vaya descubriendo cuál es el verdadero motivo personal por el cual no puede parar la adicción de perder.

Todo ludópata puede dejar de serlo, con paciencia, esfuerzo, apoyo familiar, y ayuda profesional. 

Compártelo con quien tu quierasShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email

8 comentarios en «Jugar y aprender a perder: cómo salir adelante y superar la ludopatía»

  1. Javier

    Necesito ayuda ya no puedo controlar el juego me gasto todo mi dinero en el juego cuando tengo algun ingreso economico y estoy quebrado que puedo hacer

  2. Pablo

    Buenas tardes mi nombre es Pablo .por fin creo y pienso que tengo que cambiar.mi comienzo a sido visitando al medico familia quien me a medicado y mandado a salud mental.estoy de baja afortunadamente porque tal cual estoy se me nota mi cara . estoy fatal pero al mismo tiempo contento por pedir ayuda.la semana que viene voy a un centro.me gustaría saber algo más que sepa para ayudarme a este infierno.gracias saludo y habrazo a todas las personas que padecen de este gravicimo poblema gracias a todos.

    1. Carri

      La ludopatia es un monstruo que te atrapa, te destruye y aniquila, del cual te enamoras, aún sabiendo el daño que te hace, no te liberas. Me siento presa de mi propia estupidez. Extraño quien era ántes, las cosas buenas que hacía, hoy nada me divierte ni me interesa. Llegaste aquí buscando ayuda? espero yo también poder encontrarla.

  3. ANTONIO SÁNCHEZ

    NECESITO AYUDA TENGO 56 AÑOS HE INTENTADO DEJARLO Y ME HE LLEVADO TIEMPO SIN JUGAR A LAS TRAGAPERRAS , PERO LUEGO ME HA VENIDO UN PROBLEMA Y HE VUELTO A CAER SUFRO MUCHO CON ESTO QUIERO SALIR

  4. Carlos

    Esto es un infierno hago todo lo que dice hay y ya toque fondo. Esto me frena en continuar mi vida. Cada día pienso y me prometo que no ocurrirá más pero al día siguiente es otra vez igual. Solo estoy bien cuando estoy ocupado y entonces no me acuerdo, ni pienso en ello. En cuanto tengo libre es lo primero que me pasa por la mente, olvidándome de todo lo que me gusta. No se que hacer.

  5. Julian

    Hola mi problema es que empecé a jugar y gracias al juego pagaba pagos pendientes al principio empecé con 20 euros luego 100 y hoy ya 2000 ha sido la gota ke colmo el vaso estan al. Borde de embargar me tenía la esperanza de ke el azar de manera rápida solucione mis problemas. Que puedo hacer?

  6. Christian leon

    Ayuda no puedo estoi apostando todo mi sueldo de trabajo miento ami mujer y estoi a punto de pedir prestado un dinero para esconder las verdades es un vicio y una enfermedad mui dura las apuestas deportivas virtuales son la cosas más fea de salir entro a ese lugar y no salgo no logro pido ayuda antes de perder lo querido que es la familia me estoi dando cuenta que decir mentiras puede derrotar tu hogar

  7. Miguel

    Hola. Mi problema empezó en el fútbol. Nos regalaron 10€ para apuestas, y lo perdí. Luego empezó a apostar en páginas gratuitas y gane varios premios, cai en su trampa. Cerraron las páginas gratuitas, pero me regalaron un bono de 100€ en una casa de apuestas. Desgraciadamente triplique la cantidad, y en lugar de plantarme segui jugando y no puedo parar. Ya no se que hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 5 =

¿Necesitas ayuda? ¡Llámanos!