Una novela que saca a la luz la ludopatía

Roberto Santiago publica ‘Ana’ y advierte de la ausencia de campañas en torno a esta adicción

 

El mundo de la adicción en general, y el de la ludopatía en particular, constituye el paisaje de la novela negra Ana, de Roberto Santiago, un autor que se ha rebelado contra la ausencia de campañas que adviertan de los peligros del juego en un país como España, con un millón de ludópatas diagnosticados.

Ana, publicada por Planeta, es la primera novela para adultos de Roberto Santiago (Madrid, 1968), uno de los autores de literatura infantil y juvenil con más seguidores (su saga Los futbolísimos ha vendido más de un millón de ejemplares) y además es director de cortos y varios largometrajes. Una extensa novela cuyos derechos para ser traducida fueron vendidos a varios países antes de que saliera a la venta en España, cuya adaptación al cine o a la televisión se está ya negociando.

Ana es «una historia de David contra Goliat», según explicó ayer el autor en la presentación del libro, cuya protagonista es Ana, una abogada de 43 años a la que se disputaban los mejores despachos pero que se encuentra al inicio de la historia «metida en un pozo muy negro».

Múltiples adicciones

«Su peor enemigo es ella misma», indicó Santiago respecto al personaje central de su obra, una mujer adicta al alcohol, a las pastillas y al sexo compulsivo y cuya vida dará un giro radical cuando reciba la llamada de su hermano Alejandro, al que hace cinco años que no veía, pidiendo ayuda tras haber sido acusado de asesinar al director de un gran casino.

Tras aparecer su hermano ahorcado en una celda de reclusión, Ana conocerá una conversación grabada en la que era coaccionado por el responsable del casino para que acudiese a una mesa de juego.

La abogada luchará contra el sistema en una «batalla muy desigual», indicó el escritor, quien también explicó cómo en esa pelea Ana será golpeada «moralmente, profesionalmente y físicamente» sin que esto impida que se levante «una y otra vez».

En esa batalla estará acompañada por un «equipo de perdedores», un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata como únicas fuerzas en un caso que prácticamente lo tiene todo en contra. «Todo lo que se cuenta sobre el mundo del juego es absolutamente real, como nunca se había contado antes en ningún libro», aseguró Roberto Santiago, quien asimismo detalló que aunque es una novela de ficción no está basado en un hecho real, «sino en muchos casos reales y personas reales que he conocido y a las que he cambiado el nombre» en los cuatro años que, tal y como hizo hincapié, trató ese ámbito.

«Lo que he visto me ha puesto los pelos de punta», se encargó de señalar el autor, según quien, en una sola tarde en Madrid, se pueden contabilizar hasta unas veinte partidas ilegales.

La novela también habla de violencia de género porque, como apuntó este novelista madrileño, el suyo es, en cierta medida, un libro sobre cómo el poder siempre se utiliza contra los más débiles de la sociedad.

 

Compártelo con quien tu quierasShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + veinte =